Jugar al aire libre, en un jardín, es sin duda uno de los mayores placeres de la infancia. Son tantas las experiencias positivas que se pueden obtener del disfrute del aire libre, que los más pequeños de la casa son capaces de transformarlas en capacidades y habilidades nuevas adecuadas a su crecimiento personal.

hopscotch-game1
Es por eso que se hace necesario cuidar con esmero esos ratos de aprendizaje y juegos, para poder sacar el máximo provecho de los mismos.
Actualmente hay multitud de opciones destinadas a entretener y enseñar a los chiquillos en el ámbito del jardín. Tener un parque o un lugar dedicado a los más pequeños es posible con una buena casita para niños que reúna las mejores cualidades para hacer de su disfrute un momento inolvidable. Bajo el amparo de alguna de las casitas SmartPlayhouse, podrá jugar y tener su propio espacio hecho a su medida, no solo por el propio tamaño de la casita, sino también por adaptarse a los requerimientos de su edad. Todo ello sin descuidar su calidad en el diseño, impulsora de la creatividad y de la imaginación, y con el influjo de grandes diseñadores modernos.

En este mismo espacio podrá además guardar los juegos de jardín, muchos de ellos inspirados en clásicos rediseñados con giros más creativos e innovadores. Entre ellos destacan los del catálogo Barrutoys, que ofrece una amplia gama de juegos de siempre readaptados a las nuevas tendencias pedagógicas. Juegos como el carro jardinero para el cuidado de plantas, triciclos, tipis de indios, disfraces, areneros o teatros de marionetas pueden ser los complementos ideales para los juegos de jardín.

A flower shop by Barrutoys
In addition to these , you can also have giant versions of well known table games, such as ludo, snake, tangled or wood skyscrapers, whose dimensions and materials are adapted so the games can be used outside by a children’s group, enabling them to observe, deduce and enhance their critical thinking skills.

 

Además de estas propuestas también se puede contar con las versiones gigantes de juegos de mesa conocidos, como pueden ser el parchís, la serpiente, enredados o los rascacielos de madera, adaptados por sus dimensiones y materiales a su uso en el exterior por un grupo infantil, para potencian la observación, deducción y la lógica de los más pequeños.

A funny game for all family

Junto a ellos las carreras de obstáculos o la de sacos, la carretilla o las pelotas saltadoras recuperan de la memoria juegos tradicionales, en los cuales sus padres participaron de pequeños y que, por ello, no pueden dejar de compartir con sus hijos. Entre ellos destacan el escondite, el juego del pañuelo, o la conocida rayuela propia de los juegos de recreo del colegio y que fácilmente pueden ocupar su sitio en el divertimento lúdico del jardín.

A todos estos hay que añadir los juegos de pelota, que sin llegar a ser deportivos como el futbol, si activan la capacidad motriz y la coordinación de los niños así como la colaboración por equipos, como en el brilé o balón prisionero.

En definitiva, los niños encuentran en los juegos al aire libre un modo de interactuar con su entorno más próximo, mediante zonas destinadas a su uso y disfrute, en el desarrollo de actividades pedagógicas de gran influencia en su desarrollo psicomotriz. El destinar un espacio propio a los más pequeños en el jardín, mediante una casita de juegos adecuada a sus necesidades, es un modo de garantizar el empleo de estos ámbitos como lugares de crecimiento personal de los niños, capaces de potenciar las dinámicas lúdicas en el exterior que amplíen sus habilidades y capacidades tanto físicas como intelectuales, siempre bajo el amparo de juegos y espacios diseñados desde la tradición y la modernidad.

Categories:
  Juguetes, Niños
this post was shared 0 times
 000
About

 admin

  (56 articles)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.